domingo, 20 de julio de 2008

La Monarquía Española es Kaput.

El Rey Juan Carlos no es sólo una persona, ni siquiera es lo más importante en su figura política.
En cuanto a su cargo, rango y Jefatura, es una especie de muñeco manejado por intereses enemigos de los españoles. Afortunadamente cada vez hay más ciudadanos que así lo ven porque experiencia y acontecimientos así lo han ido mostrando. Los gobernantes españoles y la llamada oposición, - traidora y sinvergüenzas sin escrúpulos al estilo monclovino-, además de embusteros patológicos, ejercen de neonazis aniquiladores del Estado, de la Nación y de la gente; son confesos delincuentes políticos, vividores burúcratas, satrapillas que hoy tiranizan al país. Y están en todos los partidos políticos.

No se puede reflexionar DENTRO de un inexistente marco político en España; la Nación española no existe políticamente; la han destruido por completo: no hay Justicia, no hay Derechos, no hay Igualdad, no hay Libertad. Lo que hacen los políticos actualmente en España, es representar una trágica comedia, nada más que eso. Y el poderoso mundo de los poderosos mira para otra parte.

La Brigada de Intervención Rápida montada por ZP, es una unidad ANTIMOTINES, y en el Ejército acaban de poner a un siervo de la Moncloa. Tienen un delirio y lo llevarán hasta el final, pero ni el Ejército siquiera -poca cosa ahora mismo- podrá con el resto de Fuerzas Armadas Españolas y mucho menos con los millones de nacionales que echaremos a estos enemigos de la Patria, pase lo que pase, de la Patria. La Victoria ciudadana tiene mucho más fundamento y fuerza que la misera "confianza" de ZP de que les saldrán "bien las cosas": craso error que muy pronto se verá en todo su esplendor.

Y el Rey Joan Carles I -o Jon Karlos I- es el objetivo a batir por ser el Jefe de un Estado corrupto, golpista, ilegal, Traidor y asesinos o cómplices del 11-M. ; la Monaquía y su régimen forman una especie INVASORA en nuestra Nación.

Sabemos lo que son, quienes son, lo que quieren, pero no tienen pertrechos para llegar a ninguna parte. Y aunque se están preparando saben de su escaso arsenal, por eso andan buscando para el Monarca asilo político o jubiloso.

3 comentarios:

Pere Nuño dijo...

Simplificando mucho, la religiones humanas han constituido -y aún hoy constituyen- una necesidad social y por tanto una realidad a considerar. He aquí como semeja ese fenómeno a nuestra circunstancia nacional, es un calco se puede decir.

Los factores que “obligan” a los españoles a permanecer impasibles y no alzar con suficiencia su voz contra los gobernantes actuales, como sometimiento, temor a la autoridad, no moverse que será peor, …, resultan complementados y justificados ideológicamente con la nueva “religión” neonazi, nunca mejor dicho.

Se genera así un discurso “teórico”: el de la aceptación, el de la confianza en algunos políticos o en algunas partes de los partidos, el de “ya vendrán tiempos mejores” o el no se sabe qué, pero que en conjunto viene a suponer una nueva creencia, una fe, una parte de la nueva religión Psoísta.

Pero el tiempo en que la nueva fe podría haber movido las montañas o tener millones de nuevos fieles, ya ha pasado a la historia, porque en épocas revolucionarias como la nuestra, el tiempo sufre una contracción extrema. El período en que opera la conciencia política de los españoles es directamente proporcional a su experiencia diaria en política y en bienestar general, asimilando en unas semanas lo que en otras condiciones sociales tardarían años; e inversamente proporcional al grueso, nivel y evidencia de las mentiras e intenciones farisaicas gubernamentales, viniendo las homilías a reforzar aquella conciencia de forma simultánea.

Es verdad que toda “nueva” buena es mejor recibida cuando la abundancia reina, y eso es lo que ha ocurrido en Cataluña durante decenios. Pero también el tiempo se contrae al extenderse el catecismo por la península y en la actualidad se ha acabado la etapa para seguir evangelizando con éxito; es más, los sectores opositores denuncian y atacan al “Nuevo Testamento” con notable éxito entre la opinión pública; opinión condicionada y educada aceleradamente en unas circunstancias manifiestamente deplorables.

El tiempo ha llegado a su meta política y se ha parado hasta el siguiente acto, aquel en que se empiece a montar la escena final cuando se haya derrocado al régimen de la Monarquía. Lo que veremos hasta entonces es una cansina repetición de lo contemplado hasta ahora, aunque en ambiente de “crisis compleja” que será mucho más agitado.

Mrs. Robinson dijo...

El engaño es burdo, pero los ingenuos se lo tragan. Esa aceptación de la patraña reside en el miedo, no en la razón; es el miedo a las consecuencias prácticas lo que impide a algunos cándidos aceptar como verdad lo que es una rueda de molino como una catedral.

Veamos el tema de los derechos por ejemplo. En la sociedad moderna los derechos se traen con el cordón umbilical, no hace falta que nadie otorgue ni regale nada puesto que una sociedad democrática los presupone a sus ciudadanos, hayan nacido o estén por nacer.

Sin embargo en la España del Matrix neonazi el presidente del gobierno tiene en la boca todo el santo día eso de DAR DERECHOS.

1.- Nadie tiene la potestad de dar derechos a nadie, eso es esclavismo añejo.

2.- El derecho lo puede otorgar un poder constituyente, jamás uno constituido como es el puesto de “empleado” de un jefe de Gobierno, ni siquiera una cámara de representantes legalmente existente.

3.- Anunciada la patraña, se legisla dando derechos a unos si y a otros no, contraviniendo con ello la Constitución en su proclama de IGUALDAD ciudadana, donde se recogen y redactan; o bien cambiándola subrepticiamente, lo que califica por este motivo y una vez más de “golpistas nacionales” a nuestra casta política.

Este jueguecito de los derechos ya fue debidamente denunciado y despreciado políticamente con motivo de los estatutos regionales, donde se otorgan derechos de REGION a unos españoles pero no a los que no tengan el pedigrí del terruño local.


Esta farsa histórica ha culminado su camino. A partir de ahora todo aquel que pretenda justificar, razonar o argumentar medidas políticas arregladoras en el interior de este sistema neonazi conculcador de todas las conquistas democráticas en España, deberá ser denunciado como apoyador queriendo o sin querer del régimen autoritario camino del totalitarismo que se puede contemplar en nuestro país desde hace años.


La única solución a esta crisis es acabar con todos los clanes de las castas y con todos los políticos sostenedores del régimen. En una palabra, hay que ponerse al lado de la revolución española en marcha cuyo primer objetivo es acabar con la monarquía.
El cómo y cuando los españoles harán eso es otro problema a resolver en lo sucesivo, pero el enunciado no puede ser otro que derrocar a los neonazis.

Lo que están haciendo todos los políticos en España es distraer la perdiz, continuar la farsa, actuar sin recato ni escrúpulos ante la ausencia de oposición. Están esperando la reacción popular para combatirla mediante la represión. A esto se reduce el momento político español.

20 de julio de 2008 01:31:00 CEST

Anónimo dijo...

Motivos para clamar al cielo.

1.-Un desastre planea sobre el mundo y su ca�da viene precedida por el correspondiente hundimiento de las ideolog�as. Todas ellas conceb�an la continuidad del mundo capitalista, ninguna hab�a previsto el colapso actual. Todos esos conjuntos de ideas est�n hilvanados con la premisa continuista, pero la actualidad de los hechos los convierte en supercher�as. �Qu� ideas prevalecen?. Las mismas de siempre, las que expresan las necesidades humanas b�sicas: comer, dormir, casa, ropa�Satisfacerlas en una sociedad moderna presupone colaboraci�n, organizaci�n, centralizaci�n, direcci�n, planificaci�n�y son estos requisitos fundamentales los que niegan y a�n atacan los nazis que hay gobernando Espa�a. Est� claro que sin quitarlos del poder pol�tico no se puede avanzar soluci�n nacional alguna y s�lo entonces podremos garantizar la supervivencia social con nuevos planes dirigidos por los ciudadanos.

2.-En condiciones dadas de presi�n y temperatura, un volumen de atm�sfera terrestre admite un determinado n�mero de mol�culas H2O. Se denomina �grado de humedad atmosf�rico�. Si su porcentaje es elevado dificulta la sudoraci�n, la �penetraci�n� del agua en el ambiente, y por tanto el mecanismo refrigerador del cuerpo humano. Del mismo modo, las mentiras, los cuentos o patra�as que emiten los neonazis y sus disculpadotes traidores, no encuentran hueco nacional donde meterse; la sociedad espa�ola en su inmensa mayor�a no admite como verdad aquello que los hechos desmienten; la capacidad de asombro est� agotada o se ha trocado por la necesidad social de acabar con aquellos que quieren acabar con esa sociedad. Cada d�a es m�s veros�mil que el 11-M lo hayan perpetrado estos enemigos patrios y la complicidad del PP con su silencio es patente.

3.- La insistencia en la �unidad� o el �consenso� se ha instalado tambi�n en el PP despu�s de haber sido explotada por el gobierno, cuyo presidente lleva a�os escondiendo la bandera nacional, entorpeciendo el himno o denigrando a la Naci�n, pero cuando hay que ponerse �medallas� obligado por las circunstancias, entonces es el primero en gritar gol o en firmar manifiestos. Se llama cobard�a, enga�o, traici�n�pero se hace porque se reconoce la derrota, si as� no fuese, no tendr�a necesidad de simular. De igual manera, en los congresos del PP se ha visto ese teatro donde asesinan a M. San Gil tras el tel�n y en el escenario glosan su cad�ver ech�ndoles flores. Quieren estar �unidos� donde �todos caben�, pero los nazis no son los ciudadanos, ni sus intereses pueden estar �unidos� en una Naci�n donde NO �caben todos�: hay que ponerse en un bando.

Los jerifaltes del partido de la gaviota pirata, saben que no pueden dar la cara, como tampoco el resto de enemigos nacionales; tienen que obrar con disimulo, a escondidas, con sigilo y mentiras, para que no se les reconozca, identifique y denuncie p�blicamente. Se saben en clara minor�a y barruntan que a duras penas pueden susbsistir en sus tronos de visires. Por eso la confusi�n, la �integraci�n� o la �unidad�, no tienen m�s remedio que operar bajo el manto de los �buenos�. Pero sus obras conocidas y suficientes prueban que no est�n a nuestro lado sino enfrente con nuestros enemigos. Es imprescindible detectar, denunciar, combatir la oscuridad, la ambivalencia, la confusi�n y se�alar la frontera una y otra vez, tantas cuantas el enemigo la camufle.

4.- Unidad frente a los nazis donde caben los ciudadanos dem�cratas y nadie m�s; libertad para los ciudadanos y c�rcel a los fascistas; consenso nacional ciudadano contra los enemigos espa�oles. Cada intento de mezcla, cada pretensi�n de contrabando pol�tico, cada ilegalidad y cada delito, merece la m�s en�rgica condena, denuncia y propaganda para cada espa�ol. Que no se quede nadie sin conocer a los enemigos asesinos de la Patria.

Viva la Espa�a de los ciudadanos.
Muera la Espa�a de los nazis pol�ticos.

12 de julio de 2008 22:42:00 CEST