miércoles, 8 de octubre de 2008

Demasiada ceniza para un miércoles.

Como el rayo en un cielo azul, la auto-fagia del capitalismo se ha consumado, resta el daño resultante por tanto escombro acompañado de los truenos. Nunca jamás en la historia el ser humano ha dispuesto de tan clara oportunidad y tal vez única, de convertirse real y oficialmente en el dueño de su destino, de dominar definitivamente a las fuerzas que lo oprimen, de gobernar socialmente con eficacia tan defectuosas sociedades y de domar la economía mundial núcleo caótico del que brotan las calamidades humanas; en definitiva, la Historia brinda con cara de amargura el vino de la madurez como especie al homo sapiens.

No hay marcha atrás para la humanidad, deberá militarizarse popularmente desde los estertores de este moribundo sistema y aprovechar su legado para llevarlo a mejores cotas mediante fórmulas basadas en la “verdad” racional y comprobable, a través del criterio democrático más radical, y trabajando para el bien común en vez de hacerlo para los inútiles y psicópatas que han demostrado ser los dirigentes mundiales y la mafia mandarina que representan.

El recambio en el rumbo político de la Tierra llevará luctuosos años nunca imaginados. A pesar de tenerlo todo a su favor, los hombres deberán armarse hasta los dientes con los pertrechos a su alcance, y aunque nunca antes tanta ciudadanía ha contado con mejor preparación ni condiciones para realizar un salto tan gigantesco e inmediato, los actuales dueños del planeta, clones en una epidemia de castas, ofrecerán la más feroz resistencia a su desaparición como esclavistas con modernos disfraces. La lucha será universal aunque haya comenzado en tiempos y partes distintas o bajo diferentes formas y pretextos.

Las sociedades occidentales formarán la vanguardia de la lucha en un escenario de guerra entre naciones y dentro de ellas; aparecerán las tropas avanzadas de sus ciudadanos, las mejor preparadas, las más conscientes, las que irán surgiendo tras los primeros momentos de desesperación, incertidumbre y disturbios sociales. Será la comandancia nacional e internacional la que irá tomando posiciones en las trincheras e indicando a la tropa los objetivos de las decisivas jornadas. Se trata “solamente” de conquistar el mando político mundial, porque en los restantes puestos son los ciudadanos propiamente dicho los que sostienen en sus hombros la responsabilidad para el funcionamiento en cualquier sociedad desarrollada. Aún siendo un objetivo meramente político, tendrá carácter militar en sus álgidos momentos durante algún tiempo y sitios.

La sociedad occidental y por ende mundial tiene varias salidas después de caer en la anarquía: levantarse sobre si misma expulsando a los parásitos, sucumbir auto-engullida, o acabar como ganado de animales. Que elijan los gladiadores mentales en medio de los presentes combates.

J.A.U.
07-10-08

1 comentario:

Omar dijo...

El motor del capitalismo es el beneficio privado que proporcionan los elementos productivos en manos particulares. Toda la sociedad está sometida a la suma de los criterios privados en pos del beneficio de unos pocos y cuando esos pocos se asustan o se niegan a invertir porque las expectativas del beneficio no están claras, la economía mundial se paraliza y la rueda capitalista se detiene, dejando a millones de personas en la calle sin nada que hacer después de no haber comido. Este es el panorama que han visto y dicen ya a las claras los acapullados gurús de las instituciones económicas y políticas mundiales.

No son los montajes financieros solo, sino la inversión productiva también las que están produciendo el detenimiento del sistema, lo que es equivalente a decir que ni los mismos capitalistas confían en su “empresa” y lo que supone finalmente la expresión de su inviabilidad y el derrumbe del mismo según confiesan ahora los protagonistas abierta y amargamente, entre los huecos de sus llamadas a la calma. Al mismo tiempo ha enseñado al mundo la vulnerabilidad de sus estructuras, la precariedad de su equilibrio, el nexo entre negocios y política o la falta de inteligencia e inmoralidad que ostentan los dirigentes mundiales, ese puñado de oficinistas parásitos.

El capitalismo desde el plano político:
Ha demostrado que USA y Eurolandia son neones de colorines ocultando la única realidad: Naciones con sus propios intereses y sálvese quién pueda. Ha demostrado que el Estado Nacional es la gestoría particular de los grandes bancos y empresas. Ha demostrado que los Estados miran mucho los negocios de “sus” empresas pero nada el cuidado de sus ciudadanos.

Desde el económico
Ha demostrado con creces la fragilidad de una economía basada en el expolio, el fraude, la especulación…, indisoluble de la actividad “legal” de “iniciativa privada” de la explotación humana. Ha demostrado que el egoísmo de individuos, empresas, grupos, países, no puede sostener la vida en general de los seres humanos. Ha demostrado regalar el sudor de los ciudadanos con forma de impuestos para salvar a sus amiguetes mafiosos.

Desde el social
Ha demostrado que sus prioridades son la de unos estafadores, legales o no, absolutamente al margen de las necesidades sociales. Ha demostrado que desea una población inculta y esclavizada al consumo como destino del alma humana. Ha demostrado su programa de amoldamiento social destruyendo por sistema lazos humanos de cualquier jaez, desde el orgullo nacional hasta las creencias religiosas y ha usado la ingeniería anímica para el acondicionamiento ideológico, educativo e incluso biológico.

Desde el ideológico
Ha demostrado querer transformar el mundo en un parque de atracciones. Ha demostrado que el esclavo, el siervo o el obrero vendían todo o parte de su cuerpo al comprador, pero ahora este amo quiere también la mente más al completo del explotado. Ha demostrado que cualquier idea es buena si vale para robar a otro. Ha demostrado que no existe el libre mercado sino el atraco permanente de unos vividores. Ha demostrado que cualquier palabra o concepto tiene el sentido que ellos y solo ellos le den. Han demostrado ser unos obsesos hasta la naúsea embutiendo por las orejas el grito de ¡consume!

Desde el legal
Ha demostrado que la justicia está al servicio de los poderosos ahora desahuciados. Ha demostrado que las normas se cumplen si y solo si, ellos lo deciden. Ha demostrado que si hay leyes se saltan y si no hay se inventan, y todo para que el expolio, el despotismo y la tiranía, se apliquen COMOSEA.

Desde el moral
Ha demostrado estar compuesto por vulgares sinvergüenzas sin más moral que la del robo y el delito.



La gente los ha calado y se les va a caer el pelo.