lunes, 24 de noviembre de 2008

La Historia no es una autopista.

El revuelo sobre el affaire Lukoil-Repsol ha puesto sobre el tapete aspectos ilustrativos acerca de la decrépita realidad mundial acabada como etapa de dominación capitalista. Resaltan en el caso dos aspectos: rusos buenos versus rusos malos y empresas vs. mafias.

El periplo ruso transitado en el último siglo ha consistido básicamente en meter su nación en el desarrollo capitalista y en encontrar una clase dominante. En efecto, el despliegue mundial del capitalismo cogió a Rusia sin una clase social capaz de abanderar el país en esa etapa de su biografía, igual que a España sorprendió la transición sin traje aceptable de la “derecha” teniendo que improvisar un PSOE nuevo de trinca. La Rusia decadente del zarismo carecía de capitalistas “nacionales” mandando en el país. La burguesía internacional y la aristocracia monárquica rusa no dispusieron de la fuerza necesaria para hacerse cargo del futuro nacional. Ante la inexistencia de paz interior, la por venir Unión Soviética ensayó una parodia de socialismo económico que acompañó con una modernización urgente de la tradicional burocracia, incorporando también al nuevo Estado los despojos políticos que la Revolución había engendrado. El final de ese proceso fue la caída del muro, donde Rusia ha presentado a la sociedad mundial una clase social capitalista, propia, Rusa, Nacional, en un calco retrasado de lo realizado por las Naciones mas desarrolladas, aunque enseñando en una variante oriental sus maneras y entrañas para mejor comprensión de lo gestado también siglos antes por otras Naciones, del mismo modo que la España política es un ejemplo concentrado de Occidente y Cataluña una lustrosa plantilla española.

Unos escasos millones de personas ínfima minoría con relación a más de 100 millones de rusos recién salidos de la esclavitud oficial y del medievo económico, no podían desde ningún punto de vista ensayar una Soberana Democracia Social y encontrar capacidad económica en su población para hacerse cargo del destino Nacional. La creación de una clase dominante moderna y adecuada ha sido el resultado del largo viaje ruso. Y así como Rusia buscaba un Jefe colectivo, España ha buscado hacerse Nación Moderna a través de unos jefes mediocres y raquíticos. Ambas naciones han llegado tarde y en malas condiciones para “sus” capitalistas a la Historia y el Progreso: Rusia inaugurando una clase social innecesaria; España alcanzando su plenitud Nacional sin necesidad de dominadores Privados. Ni una ni otra como tampoco otra Nación, necesitan en sus próximos Estados tutores ni mafiosos, ni públicos ni particulares, porque hoy día en cualquier Nación desarrollada la mayoría de sus cientos de millones de personas está preparada para gobernar su Patria teniendo un ordenador y desde su casa. Si la Historia no es una autopista tampoco es un piñón fijo, siempre está avanzando con el material humano y social más adecuado que a su paso encuentra, rechazando aquello que se muestra como estiércol que obstaculiza su ruta.

Si los rusos tienen mafias en sus empresas, los norteamericanos y los demás mucho más antiguas y variadas aunque den otros nombres al mismo fenómeno. Cójase como paradigma entre los muchos que se ven estos días, el caso de Marc Rich de rabiosa actualidad por el libro de G. Ladner, donde Eric Holder, que ha sido fichado por Obama, fue fiscal general de Clinton y ocultó ilegalmente información en un turbio indulto al probable ladrón de guante fino y en cuyo caso hasta el Rey Borbón Joan Carles I está implicado. Si las Administraciones políticas rusas son servidoras de sus multinacionales, occidente tiene más y mejores ejemplos en tanto que España los resume y Cataluña los caricaturiza. Y si se trata de no vender la Patria en porciones, ya está vendida desde hace mucho por todos los Gobiernos, así que no hay que rasgarse hipócritas vestiduras en el país más liberalizado de Europa de la que en la práctica es una neocolonia.

En la realidad de la vida política se observa un repliegue y refugio de las empresas hacia sus Estados-Nación, hasta el punto de que los USA prescinden de acuerdos generales para arreglar su crisis particular y Europa anda a la greña ante la imposibilidad de combinar Estados y Unión Europea, en tanto que en España la disputa es si el parásito atracador debe tener un determinado pedigrí. También es notable que el planeta ande nacionalizando gigantescas empresas e interviniendo estatalmente en muchas y sólo se destacan denuncias para aquellas Naciones cuyos regímenes políticos son antipáticos a la corrección política. Naturalmente tanta confusión fruto del desconcierto que está provocando esta hecatombe, afecta a cualquier partido político del mundo, al fin y al cabo representantes públicos de intereses cada vez más agudos, minoritarios, contradictorios y patentes.

Y lo que queda por ver.

6 comentarios:

Ciudadano en la Red dijo...

En realidad, lo que está ocurriendo con Lukoil se explica mejor desde los intereses franceses que desde los americanos.

Francia nos vende toda la electricidad que necesitamos, originada en energía nuclear.

Empresas franco-argelinas el gas. Los combustibles provienen en gran medida de Repsol y sus refinerías. Si se vende Repsol a Lukoil -y la mandan a la mierda-, ya nos tienen bien cogidos los de la silla de Zapatero para hacernos una colonia
energética, a la medida de sus intereses.

Erasmo

R.D. dijo...

...Naturalmente tanta confusión fruto del desconcierto que está provocando esta hecatombe, afecta a cualquier partido político del mundo, al fin y al cabo representantes públicos de intereses cada vez más agudos, minoritarios, contradictorios y patentes. Y lo que queda por ver. http://marcapola123.blogspot.com/2008/11/ la-historia-no-es-una-autopista.html

ZP está siendo cuestionado por los SUYOS: se apartan de la línea “extranjera” y balbucean acerca de la Patria. Llevan años destruyendo España y se acuerdan del tema cuando suena Santa Bárbara, o sea, cuando las cosas están achuchás. La desunión del país ha llegado hasta una Moncloa conectada con una Zarzuela. La evidencia de estos masones enemigos se ha hecho luminosa, la visión no tiene más réplica que su expulsión inmediata del poder. Es en la Nación, en el marco forjado por la historia, en la cúspide del problema general de los españoles: el Estado, donde se juega el envite: ser o no ser España, existir o desaparecer del mapa, vivir como seres civilizados y como personas de condición ciudadana, o volver a la barbarie donde los instintos establecían las relaciones sociales. Hay que vivir socialmente sobre el fundamento de la cultura acumulada desde entonces por la especie humana. No se puede volver atrás y la humanidad debe apartar los estorbos si quiere sobrevivir. A ello deben dedicarse aquellos ciudadanos que tienen cabeza porque si no sus pies trabajarán a destajo para nada.
25 de noviembre de 2008 10:37

Anónimo dijo...

…El principio del final del sainete desde la transición está a punto de caramelo. Véase éste postrero drama desconocido desde Otelo que se libra en las llamadas Cortes Generales de lo que era la España monárquica: que si que no que caiga un chaparrán, que España si o no, que rusos buenos o franceses malos, que te lo dije Juan Carlos que no me lo dijiste ZP, Rajoy no seas tan malo que tú también liberalizaste a los extranjeros. ¡Orden, señores, orden en este antro artístico!, ha clamado el religioso presidente Bono amigo de monjas y político "comosea".

Y mientras tanto Obama ha pasado de ser "in pectore" a presi de "brain&heart efectiviwonder", lanzando órdenes en la construcción de carreteras y "lo que haga falta" para que la gente no se aburra; inyectando dinero en un Sahara económico, rescatando hipotecas para no dejar a la gente sin casa, además de sin trabajo y dinero, y extendiendo el seguro de desempleo por si las moscas, no vaya a ser que se les hunda el negocio que tanto les ha rentado.

Pero si miramos a Ex –Europa vemos la bronca que le está pegando Merkel a Sarkoy en el callejón “sin salida” fotografiados ayer por El Mundo, en verídica imagen de la situación contradictoria en que se encuentran los países europeos, pretendiendo irradiar “unidad” cuando sus diferencias son cada vez más evidentes, bruscas y profundas. Y es que no se puede bajar el IVA aquí sin que proteste allí, o rescatar un banco cuando perjudica el interés del otro, o nacionalizar un sector para salvar a los amigos.

Y esta es la dinámica que se observa: declaraciones vagas, acciones inútiles, nerviosismo creciente, pesimismo elevado. Cada Nación de occidente presenta este lúgubre aspecto y aunque lo hacen de forma nacional son incapaces de tapar el hecho de que asistimos a un entierro general si bien las banderas son diferentes para cada féretro y el sepelio se pronuncia con distintas palabras. La causa mortal revelada por la autopsia ha consistido en un atracón de infundada esperanza junto al agravamiento de la codicitis.

26 de noviembre de 2008 11:57

Anónimo dijo...

Angeles Díez en Rebelión:

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=76518

Acaba el artículo con la frase:
“Si estuviera en crisis la economía, entonces sí, estaríamos ante una coyuntura sustantiva, no ante un pretexto. Todo parece apuntar a que no ha entrado en crisis ni la hegemonía, ni las relaciones de poder que oculta la economía, ni los valores que esconde la economía, ni la política, ni el modelo de individuo que se deriva de la economía como principio socializador y rector de las relaciones sociales. Esto explicaría por qué todo parece derrumbarse al tiempo que nada se cae, ni nadie se levanta.”
-----------------------------------------------



Estoy de acuerdo en su diagnóstico, no así en su conclusión porque si la economía está en crisis, y lo está, es lo que primero ha saltado, ni la hegemonía burguesa, ni las relaciones de poder sobre lo cual se "elevaba" lo demás, pero si y mucho la política, las ideologías, los partidos, los valores...Otra cosa es que efectivamente, si el arrase de la ideología dominante ha sido brutal hasta la fecha, no se puede pretender que de la noche a la mañana ese cuestionamiento radical alcance visos de explosivo ni determinante ni organizativo, se hará como es natural por partes, tiempos y naciones, respondiendo oportunamente a la caída de su base material, de sus fundamentos económicos. Y desde luego que no son descartables derivaciones hacia el "capitalismo de estado" con nuevas formulaciones a lo "soviético-chino", pero esa transformación ya estará sujeta a un litigio de fuerzas en contra mientras que hasta ahora no ha sido posible.
Queda inaugurada la gran guerra II donde los combatientes usarán todas las armas a su alcance.
Talu

---------------------------------

Mientras hasta ahora la clase capitalista ha estado unida en sus intereses fundamentales, ya sólo les queda la apariencia de esa comunión y en lo sucesivo se incrementarán sus visibles diferencias nacionales, por sectores, por zonas, por empresas, por partidos, por medidas, por iniciativas, por ideas…. La fuerza oponente en cambio, los ciudadanos nacionales e internacionales, a pesar de haber estado desunidos geográfica e ideológicamente y en apariencia atomizados individualmente cada uno con su “libertad individual”, en adelante no tienen más remedio que unirse en la miseria, en el paro, en el convencimiento del fracaso del capitalismo, en la comprensión de una casta política universal que les impide el bienestar e incluso la propia supervivencia nacional, social e individual, y en la necesidad de erigir un nuevo Orden Social que organice su existencia que debe ser de alcance universal.
Anónimo

Planteamiento:

“Nada se cae ni nadie se levanta”. Si nada se hubiera caído no estaríamos como estamos, miremos hace un año…Se ha caído el empleo, la producción, la bolsa, la inversión, el ahorro, el consumo…Y es curioso que para unas cosas la articulista esté segura y para otras no.

“…todo parece derrumbarse al tiempo que nada se cae”. “Parece”, pero no lo afirma, en cambio “nada se cae” es afirmativo. Misma dicotomía en “Si estuviera en crisis la economía…” donde el pretérito imperfecto transporta la duda, pero “Todo parece apuntar…” se inclina por la aceptación ¡qué remedio!

Nudo:

Se han caído muchas cosas y aunque se pueda discrepar del grado o profundidad de la “caída”, no se puede albergar la mínima duda a ese triunfo de la “gravedad”. Por el contrario y de forma irreflexiva, se afirma que no se han caído determinadas consecuencias como séquito de la caída principal, cuando eso sólo sería posible en su caso después de un tiempo de repercusiones. En definitiva, presupone una irrealidad o de una falta de comprensión cabal de la situación general, para llegar a una aseveración (“nadie se levanta”) que todavía no ha podido producirse al ser necesario tiempo y secuencias previas y que ya hoy se perciben apareciendo y progresando.
La última y definitiva batalla perdida por el capitalismo será la hegemonía ideológica, ahora entramos en la lucha política que necesariamente se hará militar y después que la económica la hayan perdido, aunque el Capital por ahora siga en su poder escondido por sus cuevas. En breve no servirá de nada ese artilugio porque la riqueza social está en la propia sociedad y no en el fetiche monetario equivalente en un mercado arruinado y derruido. Ya lo están regalando en varios países como inútil forma de aguantar la imparable “caída” del modo productivo capitalista y toda su calamitosa procesión.


Desenlace:

Resistencia a la evidencia por prejuicios.

(Luminosa la distinción entre el Capital como categoría económica y capitalismo como sistema “integral”. (Hasta 2.008 solamente))

---------------------------------------
26 de noviembre de 2008 20:47

Anónimo dijo...

"La última y definitiva batalla perdida por el capitalismo será la hegemonía ideológica"

Pero la perderá DESPUÉS de haber perdido todo lo demás, antes no es posible porque no existe la capacidad de combatirla sin los medios necesarios de todo tipo; la sociedad funcionará con otras bases económicas y políticas durante un tiempo en el que la persistencia de la ideología "burguesa" seguirá presente. Es ley política que la sociedad hace al hombre pues aunque el hombre también haga a la sociedad, está condicionado por las circunstancias políticas en las que actúe y por tanto ese entorno es determinante.

Anónimo dijo...

Estais como cencerros, metidos en un galimatias que os sera imposible salir de el. No entiendo nada de todo lo quese dice en toda esta página.